domingo, 5 de agosto de 2012

Cuaderno de Beertácora: cerveceando por Baviera II - Nürnberg

Schöner Brunnen (fuente chula) y St. Sebald
Heilig-Geist-Spital (hospital del espíritu santo, vaya)

típicas casitas del Altstadt
La segunda de las ciudades por la que continué el periplo cervecero fue Nürnberg (aquí conocida como Núremberg). Se trata de otra ciudad muy manejable para visitar, con algún punto muy interesante, y más si cabe cuando está repleta de gente tocando música en cada esquina, además de grandes conciertos programados al celebrarse el Bardentreffen (algo así como "encuentro de bardos").
Sebalderplatz, con conciertillo del Bardentreffen

El ir alternando cervezas con música en directo fue lo mejorcito de la visita, puesto que no era la primera vez que el que suscribe estuvo por estos lares. Como en el anterior post, unas cuantas fotos monumentales antes de pasar al turrón, léase la parte cervecera.



Haupmarkt antes de un concierto















Uno de los clásicos sitios de salchichas, el Bratwurstglöcklein
El espectro cervecero está relativamente dominado por la cerveza Tucher, que se fabrica en la vecina Fürth, muy muy cerca de Nürnberg. Como bien estáis pensando, no es nada del otro jueves, pero la Helles es barata y copa casi todos los vasos de las miles de terrazas veraniegas en Núremberg. 

Aun así, podemos encontrar alguna que otra cervecería más que interesante, pero antes de hablar de ellas, un aliciente más para visitar esta ciudad: sus estupendas salchichas. No estoy hablando de la típica salchichota grande y hermosa, tipo Weisswurst o similares: me refiero a las Nürnbergerwratburst, finitas como dedos y que dan pie a comerse unas cuantas... Son muy sabrosas y especiadas, con toques a pimienta, y con una buena Kartoffelsalat, hasta una Tucher sabe bien acompañándolas...

A la entrada...
...y a la salida
La primera de las cervecerías recomendables es la Altstadthof (algo así como el patio del casco viejo). Se trata de una cervecería muy frecuentada por los lugareños, donde sus cervezas de litro hacen estragos, especialmente la Helles. Pude probar, en algunos casos de barril y en otros de botella, su Helles, que fue muy refrescante pero no mucho más; su Rotbier, muy espumosa y dulzona, de colores marrones y con mucho sabor a malta; y la Schwarz, para mí la mejor de todas, no en vano es el estilo por el que destaca la ciudad: una cerveza negra muy oscura pero ligera, con pocos grados y que para nada cansa. La botella de Schwarz para llevar se vendía como churros, y donde fueres haz lo que vieres... El mini-Biergarten del interior, donde pudimos disfrutar de música en directo, fue el marco perfecto para degustar estas más que aceptables cervezas.

la Keller del Hütt'n
Y justo enfrente, un lugar excelente para probar cervezas regionales: el Hütt'n. En este lugar, donde además la comida es excelente, los barriles van rotando y se pinchan cervezas de diferentes lugares aledaños a Nürnberg y de otros lugares de Franconia. En mi caso, pude degustar una maravillosa Hausbräu, la cerveza de la casa, una lager fuerte sin filtrar, ambarina y hasta con un golpe ácido al final que me hizo recordar a la Pilsen Urquell original y sin filtrar que me tomé en Pilsen tiempo ha; una Pyraser Kellerbier, una Keller relativamente modesta; y una Kirchweih, cerveza elaborada en la región para la fiesta mayor de una de sus villas (no pude pillar cuál). Tuve que dejar una larga carta de cervezas desconocidas detrás muy a mi pesar.

En breves fechas, la tercera de las entregas del periplo bávaro. En este caso, un auténtico fiestón de la cerveza de los que se gastan en Baviera, y no voy a desvelar dónde...


2 comentarios:

  1. Saludos desde Nürnberg de tus compañeros de mesa en el Hutt'n ;) Fue un placer!

    ResponderEliminar
  2. Anda, si habéis llegado a leerme el blog!

    A seguir bien por allí, que al menos de cerveza y de Sehenswürdigkeiten (léase bellezones germanas :D) no vais mal :P

    ResponderEliminar