martes, 11 de marzo de 2014

Podio Febrero 2014

Unas cuantas joyitas han pasado por mis manos este mes. Aunque alguna que otra cerveza europea me ha encandilado, las tres mejores del mes me han salido yankees... Vamos con ellas.

- Cigar City Hopped on the High Seas Citra


Una pequeña remesa de estos cerveceros de Tampa llegó recientemente por estos lares, y entre ellas esta IPA me dejó impresionado como para quedarse en el tercer cajón del podio.

Cigar City, cuyo nombre proviene de la historia de Tampa como primer centro de fabricación de habanos en USA, se fundó en 2008 de la mano de un apasionado de la cerveza, Joe Redner, tras haber pasado años como homebrewer y escribiendo periódicamente en una revista especializada en cerveza. Sus creaciones van desde IPAs increíbles a combinaciones poco ortodoxas (una saison con pepino, por ejemplo) o una de las más reputadas Imperial Stout en tierras yankees (la Hunapuh).

La Hopped on the High Seas es una de esas excentricidades que comentaba: uno de los cerveceros se fue a Puerto Rico a elaborarla, y como querían usar la maquinaria de Tampa para meterla en las latas (sí, es una cerveza en lata, ya no hay que asustarse por esto), la metieron en un barco. Con una única variedad de lúpulo se hizo un dry hopping que duró más o menos el viaje en barco, de ahí el nombre ("lupulizada en alta mar"). Hay 4 variedades: Simcoe, Ahtanum, Citra (del que hablamos hoy) y el experimental Hop #259 (entiendo que es una nueva variedad que están empezando a probar por aquellas tierras y que aún no tiene nombre oficial).

La cerveza en sí es una IPA de las de aromas tropicales de libro. Suave, de trago fácil, y con una frescura espectacular del citra al final, dándole las típicas notas resinosas y cítricas de manera increíble. En definitiva, a los fans de este estilo nos toca la fibra sensible...


- Jester King Ol' Oi!

Por lo general, las regiones sureñas de Estados Unidos suelen ser un tanto anodinas si las comparamos con otras en cuanto a cerveza se refiere, y Texas no se aleja mucho de esa percepción; no en vano, casi todo el panorama cervecero está absorbido por Anheuser-Busch y MillerCoors, con sendas fábricas gigantescas en Houston y Fort Worth, respectivamente. Pero tenemos un islote en Austin: Jester King.

Fundada en 2009 por dos hermanos, los Stuffing, en una granja a las afueras de Austin, decidieron salirse de la norma de estilos ponderantes en la región para meterse de lleno, salvo excepciones (alguna Imperial Stout, IPA y otros estilos, nada desdeñables, por cierto), en las cervezas saison o farmhouse ales, como las llaman por aquellas tierras, usando levaduras belgas y siempre con un toquecito sour. Lo que ocurre con los brett en sus 250 barriles es algo único...

La Ol' Oi!, cuya traducción podría ser un "hey antiguo", una manera de saludar a la vieja usanza en el argot cockney, es una version de la Commercial Suicide, una mild inglesa clásica, metida en barricas de roble en las que se le ha dado un punto acético al más puro estilo de las rojas de Flandes belgas. De color rubí oscuro, maravilla por lo bien que se complementa el punto maltoso de la original mild con el ácido increíblemente sutil que aportan las bacterias de las barricas. Parece a ratos que te estás bebiendo literalmente una Rodenbach de las buenas... Casi casi se aúpa al oro del mes.



- The Bruery White Oak


En lo más alto, esta exquisita cervecera californiana con una de sus maravillas en barril.

The bruery abrió sus puertas en Placentia en 2008 con Patrick Rue a los mandos (Bruery es un simple juego de palabras entre Rue y Brewery). Comenzó, como muchos otros casos, compaginando estudios y homebrewing hasta que se lanzó con todo a la fabricación de cerveza. El resultado no podía ser mejor: es ya una de las más reputadas cerveceras de California, orientada principalmente a la elaboración de cervezas de corte belga y casi siempre con alguna barrica de por medio...

La White Oak es una de sus elaboraciones especiales, en las que ha mezclado al 50% su Mischief, una strong Belgian Ale con dry hopping de lúpulos americanos, con un wheatwine, que viene a ser una especie de barley wine en cuanto a potencia y presencia maltosa pero con una dosis importante (como la mitad del total de malta) de trigo, el cual ha pasado una buena temporada en barrica de bourbon. El resultado: caramelo, vainilla y sobre todo un exquisito toque a coco que, además de las ligeras reminiscencias del bourbon, la hacen dulce pero a la vez terrosa por la presencia de la Mischief. Una barbaridad de cerveza...

7 comentarios:

  1. Y dale con la dichosa latita!! Primero Gonzalo (Humulus) y ahora tu... Menuda pintaza que tiene... A ver si me hago con ella...

    De las otras dos solo he probado la White Oak, si no me equivoco fue en Animal aquel finde épico que subimos a Madrid... Bestial, una de las mejores cervezas que he tomado, y es que The Bruery hace cada barbaridad con las barricas... Puestos a recomendar, si te cruzas con Fruet o Tart of Darkness no las dejes escapar.

    Anda, malandrín, que menudo mesecito... ;)

    ResponderEliminar
  2. Consigue las Cigar, están acojonantes... La White Oak no la recordaba tan buena como esta vez; y la Tart está en camino :D

    ResponderEliminar
  3. NO SE PARA QUE MIRAS TANTO A LOS USA TENIENDO AQUÍ LA GLACIAL OAK CRUZCAMPO Y LA SAN MICHAEL CONTRACHAPADO ALE. COMO LAS BARRICAS NACIONALES NADA TU XDDD
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar
  4. La latita estaba de muerte!!! Vaya pedazo de IPA, la The Bruery en efecto coincido otro birrote tremendo, esa Jester King no la he probado, pero si está al nivel de algunas de sus otras creaciones ya sabemos lo que podemos esperarnos.

    Saludos David!

    ResponderEliminar
  5. Joder.. espero hacerme con alguna pronto… se agradece la info!!! saludosssss

    ResponderEliminar
  6. Lamentablemente, de la cerveza texana nos llega poco aquí. Aunque el nivel no es el de California, sí que hay joyas que he tenido la suerte de probar (por visita familiar) como las Karbach (¡dignisímas sus Lagers, su Rodeo Clown DIPA o su Weisse Versa Wheat, que intenta mezclar una Witbier con una Hefeweisse!) de Houston o la Zoe, de Austin, la mejor Pale Lager del mundo. En baja fermentación, los texanos hacen maravillas (seguramente incentivados por el fortísimo calor que hace en verano). También pude disfrutar de una Rahr & Sons Winter Warmer Bourbon Barrel Aged, una English Strong Ale de lo mejorcito en su estilo aunque cara.

    Incluso Saint Arnold, en Houston, tiene algunas joyas embarricadas que deberé probar en futuros viajes.

    Atentamente.

    ResponderEliminar